Turismo y Actividades

gif-villa_ayerbe

Turismo y Actividades

El arte y la historia un viaje a través del tiempo

castilloEste territorio cuenta con un amplio catálogo monumental que no es posible exponer aquí completamente por razones de espacio, pero queremos ofrecer al visitante una somera referencia de los mejores ejemplares.

El Castillo de Loarre  situado estratégicamente en la ladera sur de la sierra del mismo nombre, sobre resaltes rocosos. Es esta la fortaleza románica más importante y mejor conservada que existe.

Su historia se remonta más allá de la Alta Edad Media ya que íberos, romanos y musulmanes ocuparon sucesivamente este lugar hasta ser desalojados los últimos hacia el año 1020 por el rey Sancho el Mayor de Navarra, constituyendo una avanzadilla frente a la frontera musulmana. La fortaleza que hoy contemplamos con la excepción de la muralla, es obra de las decisiones de Ramiro I (1035-1063) primer rey de Aragón y de su hijo Sancho Ramirez (1063-1070).

San Juan de Peña, con antecedentes visigóticos y elementos visibles a partir del siglo IX, tuvo una gran influencia en los albores del Reino de Aragón, siendo foco de la  reforma litúrgica y panteón de sus reyes y nobles. Por su proximidad no debe pasarse por alto en Santa Cruz de la Serós la visita de la Colegiata de Santa María y la iglesia mozárabe de San Caprasio.

Iglesia de Santiago Agüero, el románico tiene en esta curiosa e inacabada iglesia uno de sus mejores exponentes; está situada a 1 Km. de distancia del pintoresco casco urbano, por el que deberíamos dar un paseo y contemplar la iglesia parroquial también románica.

Santuario de la Virgen de La Peña de Aniés, conjunto de edificaciones enclavadas de manera inverosímil en un farallón rocoso visible desde el hotel. Ermita románica con abundancia de exvotos y las espectaculares dependencias colgantes de la cofradía. Magnifica excursión.

La Colegiata de Bolea y su retablo, construida en el siglo XVI con tres naves de la misma altura y crucería estrellada; alberga una de las joyas artísticas más relevantes de nuestro territorio: su retablo renacentista.

Palacio de Ayerbe, pieza fundamental renacentista de la arquitectura civil aragonesa de los siglos XV y XVI.

Parroquial de Murillo de Gállego, en gran parte románica posee el ábside y la cripta más monumentales de este territorio. En la parte alta del pueblo se encuentra la iglesia de la Virgen de La Liena. El casco urbano de Murillo de Gállego bien merece su recorrido.

En Riglos, el influjo de los mallos es tal que hace que muchos visitantes no se aperciban de la Iglesia románica de San Martín y del extraordinario campo de olivos milenarios que hay próximo a ella.

Son observables las ruinas y restos entre otros de los castillos medievales de Cacabiello, Agüero, Murillo, Riglos, Marcuello, Ayerbe, San Emeterio, Artasona y La Ballesta.

Románicas son también las iglesias parroquiales de Yeste, Santa María de La Peña, Concilio y Las Casas de Nuevo.

A menos de 100 m. del hotel se encuentra la torre románica (campanario) de la desaparecida iglesia de San Pedro (s. XII).

Numerosas ermitas románicas salpican el territorio:, Sta. Agueda en Loarre, Sta. Lucía en Ayerbe, La Gaberdola en Los Corrales, Marcuello en Sarsa, Mueras en Bolea, San Juan en Rasal, etc. Etc.

Torre mudejar de Montmesa, es a fecha de hoy el único monumento de nuestro territorio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO dentro del conjunto del  “Mudejar de Aragón”  

Quien tenga interés en profundizar en el conocimiento, contemplación y disfrute del patrimonio histórico-artístico y también natural que atesora este territorio puede obtener en la recepción del hotel información más detallada.

Lo que la naturaleza nos ofrece

El mundo de las aves,

Hasta 216 especies de aves, nidificantes e invernantes se citan en este territorio, entre ellas el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) que en los últimos años aparece de manera intermitente. Abundancia de especies acuáticas, otras asociadas al bosque o a los hábitats humanos o muy especialmente las aves rupícolas hacen las delicias de los aficionados a los “pájaros”

A los pies de los imponentes mallos de Riglos se encuentra el Centro de Interpretación de Aves Arcaz, donde podrás encontrar exposiciones dedicadas al quebrantahuesos, alimoche (Neophron percnopterus), buitre leonado (Gyps fulvus), etc..  

Otro Centro de Interpretación de Aves, en este caso predominantemente acuáticas es el de la Alberca de Alboré junto al embalse de La Sotonera; en sus inmediaciones recalan en invierno más de 50.000 grullas (Grus grus), proporcionando durante varias semanas un gran espectáculo.

Mamíferos salvajes

Un buen número de especies están presentes, algunas de gran tamaño como ciervos y jabalís; otros de tamaño medio como el zorro, corzo, tejón, conejo, liebre o gato montés y los pequeños mamíferos como la ardilla, comadreja, garduña, lirón, erizo, gineta, etc…

Anfibios y reptiles

Entre otros se encuentran los siguientes: salamandra, tritón pirenaico (Europroctus asper), sapos, ranas, lagarto ocelado y verde (Lacerta viridis), culebras varias y vívora aspid y hocicuda (aspis y latastei)

La flora, la vegetación y el paisaje vegetal

Más de 1000 m. de desnivel altitudinal provocan grandes diferencias en el régimen climático y por tanto en el paisaje y la cubierta vegetal.

Nombraremos en esta somera referencia los bosques y tipos de vegetación más característicos de la zona con sus especies principales ya sean por su abundancia o por su rareza:

El carrascal, muy abundante hasta tiempos recientes, todavía presenta algunas superficies importantes con algunos ejemplares monumentales que conviven con la coscoja, enebro, escaramujo, boj, aliaga, tomillo, etc.

El bosque de madroño es relativamente abundante. También encontramos no pocos ejemplares de pino carrasco. En el piso montano encontraremos el quejigal y el pinar de pino laricio. El hayedo es el bosque más escaso de la zona ocupando lo más fresco de las vertientes norte de las sierras.

La vegetación de riberas, clave en el hábitat de numerosas aves se compone de chopo, sauce blanco, fresno y aliso entre los árboles y carrizo, tamarices y anea entre los arbustos.

Vegetación rupícola: por su porte y abundancia la sabina negra es la más destacada de las plantas que habitan los mallos; no es escasa la higuera y abunda el Té de roca. Crasuláceas y saxifragáceas están bien representadas así como el Tomillo, la Hepática o la oreja de oso. Por ultimo mencionar dos  endemismos del roquedo: el Petrocoptis montserratis y el Erodium gaussenianum.

Gran parte del paisaje comarcal esta humanizado y la explotación agraria, ganadera y forestal condiciona el mapa de vegetación, predominando en el llano los cultivos de cereal que se alternan con campos de almendros, olivos, cerezos y vid.

La micología,

Los aficionados a las setas y hongos tienen en Ayerbe un referente importante: desde el año 1991, en el otoño, se organizan las Jornadas Micológicas de Ayerbe, en las que un amplio programa  da juego tanto a principiantes como a iniciados o expertos. Las exposiciones, las degustaciones, el punto de reconocimiento de setas o las salidas al campo con expertos concitan el interés y generan un excelente ambiente.

La Geología, adquiere en nuestro territorio gran importancia y presencia. Durante el Eoceno, en esta zona, se situaba una plataforma marina de aguas cálidas. “Las Sierras Exteriores son el relieve más meridional generado por el choque de las placas Ibérica y Europea, marcando el límite entre los Pirineos y la Cuenca del Ebro”. “Es este un paraje extraordinario, único en el dominio pirenaico, donde se pueden observar las relaciones entre tectónica y sedimentación en un estado de preservación tan adecuado y bien expuesto”. Otro recurso en nuestro territorio es la Ruta Geológica Transpirenaica Aspe-Alto Aragón.